Esta mañana he vuelto a casa de mi estancia en tierras extremeñas para la participación en la Xtrelan 2009.

Mi experiencia allí ha sido realmente inmejorable, a continuación hago una pequeña crónica de mi estancia allí.

El viernes llegué a Cáceres sobre las 21:00 horas ciertamente agotado (es lo que tiene concatenar un viaje de 5 horas tras salir de trabajar) y me dirigí al recinto donde me presentaron a varios miembros de la organización y casualmente conocí a dos personas de Vigo majísimas: Miguel Gesteiro (organizador del desafío hacking que me volvió loco, no tengo madera de hacker :P) y Lola con los que compartí, además de con Javier Civantos, gran parte del tiempo que pasé allí.

Tras unas horas liado con el desafío hacking (y muerto de sueño, todo sea dicho), me subí con Miguel y Lola al lugar de alojamiento que teníamos reservado, donde, para mi sorpresa, ¡tenía una habitación triple para mi solo!

Al día siguiente me pegué un pequeño madrugón para estar en el recinto a la hora de desayunar y tras ello fui montando, con la ayuda de Javier y otros miembros de la organización, los ordenadores que nos había cedido la Junta de Extremadura para poder realizar la parte práctica de mi conferencia-taller sobre la programación de videojuegos.


Creíamos que los ordenadores proporcionados llevarían instalada la distribución de Linux de la Junta, pero para nuestra sorpresa iban equipados solo con Windows XP. Menos mal que fui previsor y llevé en mi portatil también un entorno de desarrollo para Windows que fue el que finalmente les instalamos.

Respecto a la conferencia, me quedé asombrado por la amplia asistencia. Siendo una party (donde la mayoría de la gente acude a jugar y compartir archivos) esperaba 10 o 20 personas, pero la sala se fue llenando hasta los topes e incluso la gente traía sillas de fuera, contando a ojo unas 60 personas, incluyendo también asistentes que venían de Portugal.


Además me comunicaron que El Periódico de Extremadura quería emitir en streaming algunos contenidos y mi evento había sido el elegido, así que allí instalaron la webcam y otra cámara más de la organización para grabarlo a mayor calidad (una pena que por un error de coordinación se perdiera el comienzo).


Cinco horas después (4 de mi ponencia y una entre medias para comer) aproveché el tiempo para darme una vuelta por el recinto, seguir intentando infructuosamente el desafío de seguridad y, finalmente, solucionar unos bugs en la versión de mi emulador AlexKidd2X que estoy portando a la Wiz.


Después de la cena, cuando estaba pensando en volverme al hotel, Miguel Gesteiro se animó e improvisó un taller de hacking al que me apunté gustosamente, en él dio varias pistas para el desafío, pero ya era demasiado tarde para mi.


Tras despedirme de Miguel, Lola y los miembros de la organización con los que me crucé ,subí al hotel en un taxi junto a Miguel Durán (autor de El Museo de los 8 Bits que me prestó amablemente su GP32 para mostrarla en la conferencia) y su mujer. Eran ya las 2 de la mañana (que “mágicamente” se convirtieron en la 3) y mi autocar salía a las 8, así que apenas dormí 3 horas, pillé un taxi y cogí el autocar que me trajo de vuelta a Madrid.

La experiencia como digo fue muy gratificante. Sobre todo guardo un gran recuerdo de la gente que conocí allí y la amabilidad y atención prestada continuamente por los miembros de la organización, en todo momento ofreciéndose a ayudarme en cualquier cosa que necesitara. Desde aquí les mando mi más sincero agradecimiento.

Como comenté en su momento, el material que llevé para la conferencia (la presentación) y la parte práctica (los códigos fuente de prueba y el entorno de compilación) ya están disponibles en mi página web: RetroWip.

Más fotos aquí.